Hablar con tu médico

No esperes a que te pregunte sobre un síntoma o inquietud. Dile a tu médico lo que piensas. Así no se perderá información importante.

¡Nunca sientas vergüenza por comentar algo o hacer preguntas! Aquí tienes algunas para empezar:

  • ¿Cuan grave es mi enfermedad?
  • ¿Cómo cambiará mi enfermedad a lo largo del tiempo?
  • ¿Hay actividades que deba evitar?
  • ¿Hay cosas que deba hacer todos los días?
  • ¿Qué medicamentos recomienda?
  • ¿Cuales son los efectos secundarios más comunes de mis medicamentos?
  • ¿Existen grupos de apoyo locales a los que pueda unirme?
  • ¿Existe algún tratamiento alternativo que pudiera ayudarme?
  • ¿Cuándo debo acudir inmediatamente a recibir atención médica?
  • ¿Qué señales y síntomas se consideran una urgencia?


También es importante notificar a tu médico sobre otros tratamientos que pudieras estar tomando además del medicamento para la insuficiencia cardíaca.

Consejos adicionales

Es posible que tengas muchas preguntas. ¡Pero a veces no es fácil iniciar la conversación! Ahí es donde puede ayudar un poco de preparación. Mantén un registro del tratamiento y progreso de tu insuficiencia cardíaca. Lleva tu registro cuando visites al médico.

  • Mantén un diario. Registra tu peso y cualquier efecto secundario del medicamento, al igual que cualquier otro síntoma o inquietudes que tengas. Esto puede ayudar a tu doctor o enfermera a entender mejor tu vida cotidiana. Pide consejo sobre cómo hacer que las cosas sean más cómodas en casa
  • Lleva una lista de medicamentos. Si te tratas con más de un médico, es importante que te asegures de que todos sepan qué tratamientos estás tomando
  • Haz una lista de tus metas. Escribe lo que deseas lograr con tu visita. Te ayudará a recordar tus inquietudes sobre tu insuficiencia cardíaca desde tu última visita. También te ayuda a sentir que cumples con tu parte